Tras una amplia trayectoria dedicada al mantenimiento de calderas en Madrid Centro, nos gustaría aprovechar el siguiente artículo para hacerte llegar unos pequeños consejos con los que conseguirás darle el mejor uso a estos equipos. Es importante remarcar que un buen mantenimiento será decisivo a la hora de prolongar la durabilidad de estos sistemas.

Lo primero que deberemos hacer es comprobar, de forma rutinaria, la presión a la que está funcionando la instalación, así como todos los circuitos de la caldera y el estado de las llaves, tanto de salida como de retorno. Hay que señalar que este tipo de equipos suele trabajar a una presión de entre 1 y 1,3 bares cuando se encuentran fríos, subiendo estos valores con el uso y recuperando esa cifra una vez que se deje de utilizar. Si comprobaras que está por debajo de 1, deberás avisar al servicio técnico, ya que es posible que exista algún tipo de fuga.

Gracias a nuestra experiencia en el mantenimiento de calderas en Madrid Centro, hemos podido comprobar que el mejor mantenimiento que se le puede dar a este tipo de equipos es un uso constante, es decir, sin cambios de temperatura continuos. Así, el termostato de la caldera debe estar en 80ºC y el del ambiente de nuestro hogar en 20-21ºC que es, según muchos expertos, la temperatura perfecta de confort.

Además, trata de observar, de forma periódica, cómo es la llama de la caldera. Recuerda que lo ideal es que siempre sea azulada, sin tonos naranjas o amarillos y que, por supuesto, no desprenda olor alguno.

En Termiservicio somos especialistas en la instalación, reparación y mantenimiento de calderas de gas. Nuestro personal te ayudará de la forma más profesional, asesorándote eficazmente en todo lo que necesites y resolviendo cualquier duda, por pequeña que sea, que pudieras tener.